Un año de grandes logros filantrópicos

2020 marcó un hito en la historia de las donaciones para la Universidad. La solidaridad de los colombianos se antepuso a la pandemia, demostrando que la generosidad aflora ante las dificultades. Los resultados del quinquenio también son un hito. 

 

Hace seis años la Universidad de los Andes se propuso por primera vez una meta de recaudo en donaciones, lo que en filantropía se conoce como capital campaign. Cerrando el quinquenio 2016-2020 no solo logró la meta, sino que la superó al conseguir más de 100.000 millones de pesos, una cifra histórica para cualquier entidad de educación superior colombiana y destacable en el contexto latinoamericano.

Además, 2020 se convirtió en el año con el mayor número de donaciones, con un recaudo de más de 29.000 millones de pesos. Otro hito teniendo en cuenta la contracción económica y la incertidumbre asociada a la COVID-19. Pese a las dificultades, quedó demostrado que los colombianos están dispuestos a donar si hay un beneficio colectivo.

“No es cierto que no hay cultura filantrópica en Colombia. Una universidad que es capaz de conseguir 100.000 millones en cinco años, evidencia que el colombiano sí es generoso, el colombiano sí es filántropo”, afirma Eduardo Behrentz, vicerrector Administrativo y Financiero.

2020 también abrió la puerta para aportar desde la ciencia y la investigación. Fue así que nació el proyecto Covida, que ha contribuido a tomar decisiones efectivas de política pública para el manejo de la pandemia.

“La campaña que financió a Covida fue La Prueba Es de Todos, que tiene que ver con la filantropía coyuntural. Salimos del tema docente y educativo, y nos fuimos a trabajar con asuntos relacionados con la pandemia. Ahí evolucionamos, tuvimos un descubrimiento y es un logro porque nos permitió diversificar nuestro portafolio filantrópico”, comenta Eduardo Behrentz.

También se materializó Vamos Pa’lante, la campaña de becas rescate en alianza con La W Radio, la Corporación Universitaria Minuto de Dios, las universidades de Ibagué, Autónoma de Bucaramanga, Autónoma de Occidente, Tecnológica de Bolívar y Autónoma de Manizales.

Con esta iniciativa se recaudaron cerca de 5.600 millones de pesos, recursos que han permitido otorgar ayudas a estudiantes que, estando en los últimos semestres de su carrera, tenían alto riesgo de desertar, debido a las dificultades económicas que trajo la COVID-19.

 

Lo que viene

A pesar de la incertidumbre frente a la recuperación económica pospandemia, desde la Universidad se vislumbra un futuro optimista. La meta en materia de donaciones es superar lo logrado durante el último quinquenio.

“El equipo de la Dirección de Filantropía es muy profesional, conocedor del componente humano, lo que nos ha permitido identificar causas de interés para los donantes. Tenemos una plataforma en etapa de consolidación y estoy convencido de que en los próximos cinco años vamos a ser aún más exitosos”, vaticina el vicerrector Administrativo y Financiero.